Pequeñas Grandes Galaxias-Reseña

Pequeñas Grandes Galaxias

Esta semana hemos estado disfrutando de Pequeñas Grandes Galaxias el nuevo juego de mesa de la editorial Devir creado por Scott Almes. Como te hemos dicho en nuestro artículo sobre el contenido de Pequeñas Grandes Galaxias  Scott Almes, autor del conocido Pequeños Grandes Reinos publicado también por Devir, es un auténtico maestro en conseguir que pequeños formatos encierren juegos realmente interesantes que desafían a otros títulos que tienen un formato más grande. Hemos jugado varias partidas a Pequeñas Grandes Galaxias y es un juego que nos ha conquistado. Sus componentes tienen una buena calidad, su mecánica de turnos es muy dinámica. No es el típico juego en el que te quieras ir al baño durante el turno de otro jugador, este juego te mantiene atento toda la partida, te permite intervenir en medio de un turno. El hecho de que cada jugador tenga un objetivo secreto te permite plantear una estrategia única y diferente al resto de jugadores. Pequeñas Grandes Galaxias es uno de esos juegos que demuestran que el tamaño no lo es todo.

Vamos a pasar por nuestro habitual análisis a Pequeñas Grandes Galaxias.

Resumen de Pequeñas Grandes Galaxias

En Pequeñas Grandes Galaxias tu galaxia está superpoblada y escasa de recurso por lo que te verás obligado a explorar el espacio en busca de nuevos planetas que colonizar y obtener recursos.

Cada jugador tomará un tablero de Galaxia en el que se indica los recursos de energía y cultura de que dispones y el nivel de tu civilización. A medida que aumentes el nivel de tu civilización podrás incrementar el número de dados que puedes lanzar, lo que va a marcar las posibles acciones que puedes realizar, el número de naves que dispones para explorar la galaxia y obtendrás puntos de victoria.

El objetivo del juego es que un jugador alcance 21 puntos de victoria lo cual puede conseguir de tres maneras:

  • Mediante el avance de la civilización
  • Colonizando planetas
  • Cumpliendo el objetivo de la carta de misiones secretas.

Durante un turno de juego dependiendo del resultado del lanzamiento de los dados un jugador podrá hacer estas acciones:

  • Mover una nave: Te permite explorar un planeta o colocarte en su órbita para colonizarlo.
  • Adquirir recursos: Podrás recolectar recursos de energía o cultura.
  • Impulsar la colonización de un planeta: Te permitirá avanzar en la colonización del planeta en el que te encuentras en órbita. Los planetas pueden colonizarse por dos vías dependiendo del tipo de planeta será colonizables por economía o por diplomacia.
  • Evolucionar tu civilización/usar una colonia: Podrás pagar los recursos que te permiten subir de nivel tu civilización o podrás usar la acción especial de uno de los planetas que hayas conquistado

Durante la tirada de dados de cualquier jugador podrás elegir seguir la acción del jugador que acaba de activar su acción pagando un recurso de cultura. Esta va a ser una de las grandes claves del juego así que debes estar muy atento.

En el siguiente vídeo tienes una explicación detallada de cómo jugar a Pequeñas Grandes Galaxias.

Clasificación

Pequeñas Grandes Galaxias es un eurogame condensado, tiene parte de obtener recursos, avance de un imperio y una parte muy competitiva.

Número de jugadores

Pueden jugar desde 1 a 5 jugadores, hemos probado el juego con cuatro jugadores y han sido partidas fantásticas. Suponemos que con cinco jugadores el juego será igual o más divertido. El juego de un jugador es similar al de dos jugadores pero con reglas especiales para dar inteligencia al otro jugador. Creemos que el juego a partir de tres jugadores es cuando más se disfruta sin desmerecer para nada una partida de 2 jugadores.

Tiempo de partida

En la caja dice que las partidas duran aproximadamente media hora, nuestra experiencia es que son algo más largas. Tal vez un tiempo más realista con cuatro jugadores sea algo menos de una hora. Hay que decir que se pasá volando porque no paras de pensar en tu estrategia y de estar atento al turno de cada jugador.

Complejidad

Si nos dejamos llevar por el tamaño podríamos pensar que se trata de un filler sencillo, pero la virtud, porque creemos que es una virtud de Pequeñas Grandes Galaxias, es que tiene la suficiente complejidad para hacerlo un juego interesante. Las reglas no son difíciles de aprender, las reglas se explican en menos de diez minutos y en un turno de juego con algunas explicaciones del jugador más veterano, todos los demás jugadores aprenden a desenvolverse perfectamente. Diríamos que tiene una complejidad media.

Reusabilidad

En este caso el tamaño juega mucho a su favor, este juego puedes llevarlo a cualquier parte, la preparación de la partida no requiere mucho espacio. No es un juego monótono que te aburra porque ya has alcanzado otras veces el objetivo del juego, otra grandísima virtud de Pequeñas Grandes Galaxias es que es el típico juego en el que lo divertido no es solamente el objetivo sino la propia mecánica del juego. Lo que quieres es jugar a este juego por su mecánica, te divierte, te desafía y te engancha.

Azar vs Estrategia

Este es uno de los apartados que más nos ha gustado, a pesar de que las acciones dependen de la tirada de dados, las posibilidades que tenemos de volver a lanzar los dados que queramos una vez más sin coste y las siguientes opciones que tenemos para enmendar la jugada pagando recurso  o usando el conversor, permite limitar mucho el azar. El punto más estratégico es posiblemente la opción de seguir las acciones de otro jugador pagando cultura podemos tener una estrategia basándonos en los turnos de otros jugadores. Por lo tanto si 0 es puro azar y 10 pura estrategia, a Pequeñas Grandes Galaxias le daríamos un 7.

Estrategias

  • Dado que una parte muy interesante y determinante es la posibilidad de copiar el tipo de acción de otro jugador pagando cultura, deberías siempre intentar tener suficientes puntos de cultura, al menos asegurarte más de dos. Una forma de conservarlos es emplear recursos de energía cuando quieras avanzar tu civilización y no emplear los de cultura para reservarlos. Otra posible manera de aumentar tu cultura es emplear acciones de determinados planetas que te permiten aumentar tu cultura cuando los exploras o los has colonizado.
  • Avanzar tu imperio tiene muchas ventajas pues tener más cantidad de dados significa más acciones y posibilidades de obtener más recursos y colonizar más rápido un planeta.
  • Cuando vaya avanzando la partida haz bien tus cuentas porque es posible que por planificar mal una acción un jugador en un último turno consiga reunir 21 puntos de victoria antes que tú que estabas a punto de conseguirlo.

En conclusión Pequeñas Grandes Galaxias es un juego hecho con mimo, en el que todos los detalles de la mecánica encajan perfectamente y que gustará a un rango muy amplio de jugadores. Su tamaño es un acierto y su precio una buena oportunidad. En Los mejores Juegos de Mesa te lo ponemos fácil, consíguelo aquí.

Deja un comentario